Un Catio es un recinto para nuestros gatos, viene de la composición de las palabras cat (gato, en inglés) y patio, con el mismo significado que para nosotros, si hubiese un término equivalente en castellano sería “Gatio”.

Todos sabemos que a los gatos les encanta estar en la calle, cotillear por las ventanas, escuchar y olfatear los sonidos de su entorno…

En muchas ocasiones no tenemos la posibilidad de que anden a su libre albedrío por todos las zonas de nuestra casa, por miedo a que se escapen o se caigan. Hay gatos afortunados que pueden disfrutar de toda la libertad y no tener límites para su curiosidad, pero somos muchos los que nos vemos obligados a controlarles para evitar accidentes o disgustos.

Para estas ocasiones se inventaron los catios. Aadaptarles un espacio en tu casa para que puedan tener una ventana funcional al mundo exterior será algo gratificante tanto para ellos como para sus dueños.

No hay límites en el mundo de los catios, el límite lo marca principalmente el espacio que se le dedique. Hay catios en jardines, terrazas, balcones e incluso ventanas.

Es una buena solución para proporcionarles más actividad diaria a la vez que nos mantiene tranquilos con su seguridad. Normalmente tienen acceso mediante ventanas o gateras, así que ellos mismos podrán elegir cuando hace un buen día para “dar un paseo”.

Es también es muy buena opción para los gatos urbanos que tienen la suerte de tener una casa de veraneo con más espacios exteriores. ¡Así también podrán disfrutar ellos de sus vacaciones!.